Sal

Esta hoja informativa tiene como objetivo proporcionar información sobre la sal y cómo reducir su consumo.

¿Cuánta sal se debe usar?

La recomendación es consumir menos de 6 g de sal al día. Alrededor del 75% de la sal que comemos ya se agrega a los alimentos que compramos, así que revise las etiquetas con cuidado; la mayoría de los productos identifican la cantidad de sal por 100 g de producto; sin embargo, algunos pueden indicar la cantidad de sodio. La sal es cloruro de sodio y está hecha de 40% de sodio y 60% de cloruro, por lo tanto, la recomendación es consumir menos de 2,4g de sodio por día. Este es un límite superior; trate de reducir tanto como sea posible para maximizar los beneficios para la salud.

¿Lo sabías?

A los soldados romanos a veces se les pagaba con sal; de ahí proviene la palabra “salario”.

Hypertension

Riesgos asociados con el consume de mucha sal

La principal consecuencia del consumo excesivo de sal es la hipertensión (presión arterial alta).

La hipertensión es una de las principales causas de enferme- dad, muerte y discapacidad. El exceso de sal (o sodio) aumen- ta el riesgo de desarrollar hipertensión, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. La presión arterial alta significa que el corazón debe funcionar

Más fuerte; con el tiempo, esto hace que los vasos sanguíneos se vuelvan rígidos y estrechos, lo que facilita que los depósitos de grasa causen obstrucción, lo que limita la sangre al corazón o al cerebro y provoca un ataque cardíaco o un derrame cere- bral.

Otros efectos adversos incluyen un mayor riesgo de: enferme- dad renal, cálculos renales, ceguera, osteoporosis, úlceras de estómago y cáncer de estómago.

Fuentes de sal en la dieta

El consumo de sal suele provenir:

  • Añadir sal al cocinar
  • La sal de mesa
  • Comida para llevar .
    pizza, patatas fritas,
    hamburguesa, pescado, pollo frito
  • Alimentos salados, incluidos los alimentos en los que la sal a veces puede estar «oculta» (por ejemplo, pan

Queso, aceitunas, alcaparras, sopas, patatas fritas con sal, patatas fritas, pan, pizza, frutos secos salados.
Embutidos: tocino, jamón, salami, pastrami, carne salada, embutidos.
Pescados: gambas, salmón ahumado, anchoas.
Pollo recubierto: p. Ej. pepitas y kiev.
Salsas: salsa de tomate, salsa marrón, mostaza, salsa de soja, salsa de ostras, salsa de chile, mayonesa, salsa tártara, crema para ensaladas, mil islas, aderezo francés, salsas para pasta.

Consejos para reducir el consumo de sal

  • Cocine desde cero y agregue un mínimo de sal.
  • Utilice alternativas bajas en sodio, p. Ej. Lo Salt.
  • Condimente la comida con hierbas y especias.
  • Pruebe los alimentos antes de agregar sal: reduzca gradualmente la sal y su paladar cambiará para que no se lo pierda.
  • Haga sus propios adobos para infundir sabor a los alimentos (evite los preparados que pueden tener mucha sal).
  • Cambie los bocadillos salados por los sin sal, p. Ej. palomitas de maíz sin sal, fruta, yogur.
  • Minimice las carnes procesadas saladas, los quesos y los cereales para el desayuno; intercambie con carnes blancas (por ejemplo, pollo y pavo), huevos, verduras y cereales integrales.
  • Al comprar alimentos enlatados o procesados, verifique el contenido de sal y compre productos con menos sal, p. pescado enlatado en agua en lugar de salmuera o aceite.
  • Reduzca el tamaño de las porciones de carnes y / o coma algunas comidas cada semana sin carne.

Revise las etiquetas

Muchos alimentos envasados tienen etiquetas de «semáforo» para ayudar a los consumidores a identificar la cantidad de energía, grasa (total y saturada), azúcares y sal (por 100 g de
producto) en el alimento. Si una “porción” es mayor de 100 g para un alimento (o 150 ml para una bebida), existen criterios
adicionales: si más del 30% de la ingesta de referencia recomendada está en una porción, automáticamente será alta / roja.
¡Compruebe antes de comprar! Recuerda mirar todo nutrientes destacados; comprar un producto verde para la sal pero rojo para la grasa, las grasas saturadas y el azúcar, no será una opción saludable.

Algunos excelentes aromas para alimentos para tener a mano:

  • Pimienta negra (en un molinillo para moler fresca).
  • Ajo
  • Especias secas, hierbas y mezclas (intente mezclar las suyas propias. Hay muchos libros de especias y hierbas para ayudar).
  • bas en una olla en el alféizar de la ventana o afuera).
  • Vinagre balsámico
  • Salsas reducidas en sal (revise la etiqueta, algunas aún pueden ser “ámbar” o “rojas” porque la sal estan poco saludable).